¡Feliz año nuevo!

Parecía que íbamos a tener la fiesta en paz, pero finalmente no pudo ser. En el salón cultural, durante la celebración del año nuevo, un brote de ira se apoderó de parte de la familia del alcalde de Sanlúcar de Guadiana.

El hermano y juez de paz, un hijo y la pareja del alcalde junto con la pareja de la teniente alcalde, insultaron y amenazaron con agredir a Jorge Martín, una de las voces críticas con la gestión del alcalde de Sanlúcar.

En la noche vieja, dentro del salón cultural y como si un brote de ira y cólera les hubiera entrado por el cuerpo, parte de la familia del alcalde de Sanlúcar de Guadiana, persiguió a Jorge Martín acosándolo, insultándolo gravemente y amenazándolo con agresiones en repetidas ocasiones.

Todo comenzó cuando Jorge Martín  entró en el salón cultural y un hijo del alcalde empezó a perseguirlo dándole codazos en varias ocasiones para intentar comenzar una pelea, Jorge Martín intentaba evitarlo cambiando de lugar, pero el hijo del alcalde siguió persiguiéndolo e insultándolo con el fin de que se produjera un altercado. Después tomó el testigo un hermano del alcalde, el que ostenta el cargo de juez de paz en Sanlúcar. Durante unos minutos no paró de insultar muy gravemente a Jorge Martín por el único hecho de ser crítico con la gestión que hace su hermano en el ayuntamiento. Sin razonar ni argumentar el por qué de los insultos, el hermano del alcalde y juez de paz, lleno de ira y rabia no paró de soltar por la boca graves insultos para el asombro de los allí presentes. Jorge Martín le pidió que parara en sus insultos y le informó que aquel no era el lugar ni el momento de hablar de nada referente a política y cuando se disponía a abandonar la zona, apareció en la escena la pareja del alcalde para también insultar en repetidas ocasiones. A ella también le dijo Jorge Martín que parara en sus insultos, pero como su cuñado, totalmente fuera de sí, parecía que estuviera sufriendo un brote de cólera y de ira.

Par evitar seguir siendo insultado y que no se produjera ningún linchamiento, Jorge Martín se dispuso a abandonar el salón cultural, pero de camino se cruzó con la pareja de la teniente alcalde, quien le propinó un empujón y le dedicó una serie de insultos en su idioma natal.

Jorge Martín abandonó el salón escoltado por algunos de sus amigos por miedo a ser agredido por alguna de estas personas.

El alcalde allí presente, en ningún momento intentó apaciguar los ánimos de sus familiares y evitar la persecución que parte de su familia hizo a Jorge Martín.

La amenaza y el insulto parece ser la forma que el entorno del alcalde de Sanlúcar utiliza para intentar callar  las voces críticas con su gestión.

Es lamentable que en unas fechas tan señaladas, en vez de buscar la tranquilidad y el buen ambiente, estas personas buscaran la confrontación y el escándalo.

Sin duda, una triste historia para comenzar el año.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Deja un comentario