Manual para ser un buen alcalde

Debido a la tendencia de comportamiento adoptado por la mayoría de los políticos del mundo, he decidido crear este rápido y simple manual de comportamiento para alcaldes y para políticos en general.

Es cierto que la afiliación política de un alcalde del mismo signo que los gobernantes nacionales y autonómicos influye en la rapidez de las soluciones administrativas y económicas; pero que a su vez no tienen que influir en la política de las localidades; es decir, que lo que verdaderamente cuenta para ser un buen alcalde son sus cualidades humanas y no su “etiqueta”, saber escuchar y el contacto con los vecinos; hacer una buena gestión de alcalde es poder olvidar sus principios e ideales políticos a la hora de gestionar su pueblo. La etiqueta política tiene que pasar a un segundo lugar y anteponer la calidad de vida y el bienestar de los ciudadanos.

  1. Culturízate para ser un buen alcalde, la educación es un punto crucial.
  2. Tienes que saber trabajar y colaborar con la oposición tratando de llegar a un consenso amplio en todos los proyectos.
  3. Para convertirte en un buen alcalde debes ser una persona con visión de futuro, poner siempre por delante el bien de tu pueblo, debes comprender y estar totalmente informado de las realidades socioeconómicas de toda tu gente, tus acciones no deben ser pensadas para ganar votos para la siguiente elección, sino que tienes que actuar para el bien de toda la comunidad.
  4. Tienes que hacer del Ayuntamiento un ejemplo de transparencia. No puedes dedicarte a escapar del control plenario. Las cuentas deben ser accesibles y comprensibles para todos.
  5. Se claro y trata al ciudadano de forma inteligente, no le hagas perder el tiempo, no tienes que intentar confundir a los vecinos con mentiras y con medias verdades y sobre todo no los puede amenazar si van en contra de tus planes.
  6. El buen alcalde no debe ser un politiquero, es decir, tienes que fomentar la economía local y cuidar de todos los negocios existentes, sin perjudicar a aquellos que sus propietarios no son afines a tus ideales. Debes apoyar todo proyecto bueno, así haya sido propuesto por adversarios o por personas que no pertenecen a tu organización política. Tienes que hacer lo posible por ayudar a todos los emprendedores y creadores de empleo de tu localidad, no sólo a aquellos de los que puedes sacar un beneficio para ti mismo.
  7. En otras palabras, tienes que tener presente que tu pueblo es lo primero, por encima de los intereses de tu partido y de tu propia persona. 
  8. Si tienes pensado participar en una elección futura, no trates de ganar votos o de comprarlos a cambio de favores, los votos llegaran a ti solos si la gente está conforme con tu forma de gobernar.
  9. La política es una carrera 100% vocacional, si te metes en ella solo por dinero, lo mejor es que abandones lo antes posible.
  10. Tienes que ver en el ayuntamiento un campo para trabajar por y para los demás y no un terreno para aumentar tu cuenta bancaria.
  11. El buen alcalde debe ser una persona honrada, que tenga como misión fundamental en su existencia el servicio público y no el aprovecharse de su cargo en beneficio propio y mucho menos metiendo la mano en las arcas del ayuntamiento, o favoreciendo a familiares y amigos en cargos públicos, o sacando ventaja personal de contratos que tengan que ver con el servicio público.
  12. Cuídate siempre de los corruptos, si tienes la oportunidad de denunciar a uno, no lo dudes y HAZLO!. Si eres uno de los corruptos lo mejor será abandonar lo antes posible. Recuerda que si te ves manchado por la corrupción, esa mancha se extenderá.

ADVERTENCIA 
El político corrupto no tiene futuro, si bien al principio parecerá fácil salirte con la tuya, más temprano que tarde toda mentira se descubrirá.
El político de mentira, es decir, el que toda su carrera se basa en conseguir votos y pasar de campaña en campaña, JAMAS llegara lejos. 

corrupcion

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Deja un comentario