Otra contratación a dedo del alcalde de Sanlúcar de Guadiana

En el Pleno del pasado 31 de octubre de 2014, el tercer punto del orden del día fue dar cuenta de varios informes, entre ellos el de la contratación de un arquitecto municipal.

El alcalde informó de que se había contratado un nuevo arquitecto municipal a dedo con un “contrato menor”.

eleccion-a-dedo en sanlúcar de guadiana

Al preguntar el portavoz de la oposición por el anterior arquitecto, Mario Ortiz Cárdenas, el alcalde respondió que  no se había tenido en cuenta y que se contrató porque así lo ha decidido él.

El portavoz de la oposición afirmó que tras un encuentro con Mario, le confesó que estaba molesto porque se había enterado de que existía un nuevo arquitecto en Sanlúcar y que ni siquiera se habían puesto en contacto con él para ver si le interesaba el puesto y que por ese motivo, pidió una reunión con el alcalde, para que le explicaran por qué no habían contado con él.

El alcalde como de costumbre comenzó a mentir e intentó confundir a los allí presentes. Afirmó que avisó a Mario Ortiz antes de la contratación, pero la realidad es que le informó después de la contratación cuando Mario Ortiz llamó para informarse.

Si mentir en un pleno municipal fuera delito, nuestro alcalde debería estar en la cárcel hace ya bastante tiempo.

Tenemos que explicar que la fórmula del “contrato menor” es la que permite a los alcaldes con pocos escrúpulos y acostumbrados a tomar decisiones AL ESTILO DE UN CACIQUE, adjudicar directamente a un empresario de su libre elección, sin justificar los motivos de dicha decisión, sin publicidad ni concurrencia, un contrato de obras (hasta 50.000€ de valor sin IVA) o servicios y suministros (hasta 18.000€ de valor sin IVA).

!Qué casualiadad! Es justo la cantidad por la que se ha contratado al nuevo arquitecto, 18.000€ + IVA

Tenemos preguntas que nos gustaría que nos respondiese el alcalde.

  • ¿Se puede hacer un contrato laboral, llamándolo contrato menor?
  • ¿Es legal contratar a un arquitecto municipal a dedo sin sacar un concurso público como por ejemplo como si se hizo con la secretaria municipal?
  • ¿Se puede permitir nuestro ayuntamiento que tiene una deuda de más de 290.000 € contratar un arquitecto por 22.000 € anuales?
  • ¿Es tan necesario para el ayuntamiento de un pueblo de 400 habitantes aproximadamente tener en nómina a un arquitecto pudiendo aprovecharse de los que tiene la Diputación Provincial de Huelva a disposición de los ayuntamientos?
  • ¿Se le va a prorrogar el contrato al arquitecto indefinidamente como pasa con el de auxiliar administrativo y el de peón de servicios múltiples?
  • ¿Es un regalo de nuestro alcalde a algún amiguete a cambio de algún favor personal?

En definitiva, se ha contratado para dar un servicio a un arquitecto municipal en claro fraude de Ley, al abonar contra factura los servicios que claramente son de competencia municipal y deben estar reservados a funcionarios, en este caso de la Diputación de Huelva.

Mediante dicho contrato se ha evitado la posibilidad de concurrir en oposición a cualquier arquitecto, eligiendo directamente a la persona que el Alcalde ha preferido.

Este contrato es el del típico FALSO AUTONOMO, con el que se evita el pago a la seguridad social de las cantidades que como trabajador debiera cotizar, quedando éstas reducidas a la del autónomo que emite la factura, así como cualquier derecho del trabajador en cuestión, que simula ser un consultor para ocasiones puntuales cuando es de público conocimiento que trabaja diariamente en el ayuntamiento como lo hacen la secretaria y la administrativa.

De esta forma, una vez cumpla cierto periodo con el tipo de contratación asignada, es posible que el trabajador presente sus facturas periódicas como prueba de la relación laboral con el Ayuntamiento, exigiendo su integración en la plantilla municipal, evitando así la concurrencia con otros candidatos y cerrando el fraude de contratación que se inicia con la simulación de un servicio puntual y acaba con la entrada en plantilla con plenos derechos del elegido por el Alcalde.

De poder utilizar esta fórmula podríamos encontrarnos con Ayuntamientos totalmente privatizados, contratando asesores jurídicos como Secretarios, empresas de seguridad privada en sustitución de la Policía Local, etc, por lo que entiende que la contratación de estos puestos básicos en la administración deben cumplir los requisitos legales para su adjudicación, salvo quienes presten servicios por cortos periodos de tiempo, que no es el caso, puesto que será anual renovable para finalmente con toda probabilidad integrarse en la plantilla municipal.

En el siguiente vídeo se puede ver como se las gasta nuestro alcalde, José Manuel Ponce Ojeda.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Deja un comentario